Pasos a seguir para escribir una tesis doctoral

Y cómo ya iba tocando, tal y como dije en la entrada anterior, el siguiente paso es… ESCRIBIR MI TESIS!!

Bueno, y lo primero que te aconsejo hacer es sentarte y RESPIRA.

Si, ya sé que es algo que solemos hacer inconscientemente, pero cuando te plantas (como un monigote creado por un antojo de la vida) delante del ordenador, se te olvida hasta de cómo te llamas… Llega ese momento de la temida hoja en blanco. ¿Y ahora qué? Te preguntarás… Pues yo te aconsejo que sigas respirando porque aunque no te lo creas, en ese pequeño transcurso de tiempo se te habrá vuelto a olvidar. Y mi siguiente consejo es mente positiva, si otros han podido con esto, ¿por qué yo no?

Lo primero será analizar los pros y contras de llegar a este punto de tu tesis:

PROS: mierda, no se te viene nada a la mente, ¿verdad? No te preocupes, es normal.

CONTRAS: no he leído casi ningún artículo durante los primeros años (empezamos mal); pffff… ¿hay que escribirla en inglés?; ¿y cuántas páginas tengo que escribir?; ¿en el contrato ponía como requisito ser escritor?; ¿cómo ha pasado el tiempo tan rápido?; ¿por dónde empiezo?… Estás divagando en estos pensamientos hasta que llega tu momento platónico y crees que has tenido una grandiosa idea: “Sí, ya sé, me haré con todas las tesis habidas y por haber, me las leo todas y seguro que así saco ideas”.

Vale, ya basta… Los contras podrían seguir su expansión y colonizar el planeta Tierra, así que mejor lo dejamos aquí.

Así que una vez que llegas a ese momento ya sabes que no hay vuelta atrás. Es más, sabes que la cuenta atrás ha comenzado y no tiene intención de pararse a tomar una cerveza.

Dicho esto, y ya que yo estoy ahora mismo viviendo esa situación, quiero mandar un mensaje de apoyo hacia mí misma, para auto-convencerme de que puedo con esto y con mucho más (y si hay algún pirado/pringado como yo por ahí en mi misma situación, para que no se sienta tan solo en esto).

Y ya basta de tanto quejarse, vamos pues (influencia colombiana) a por lo pasos a seguir o consejos:

  1. Primero (digo yo) será hacer un esquema de la tesis: con este paso lo primero que conseguimos es eliminar la temida hoja en blanco y organizar un poco que diantres hemos estado haciendo en estos últimos años de nuestra vida.
  2. Una vez con el esquema delante, hay que analizar cuidadosamente qué se tiene hecho y qué es lo que falta aún por pulir. Porque no nos engañemos, el que empieces a escribir no implica que hayas terminado todos tus objetivos, nada más allá de la realidad. Deberemos centrar nuestra atención en aquellos capítulos que creamos terminados.
  3. Una vez estamos ya en esos capítulos, queda pensar en cómo los organizaremos. Una guía inicial podría ser: introducción, objetivos, materiales y métodos, resultados y discusión, conclusiones y bibliografía.
  4. El siguiente paso será empezar por el apartado que te resulte más sencillo. En mi caso, al ser una tesis más experimental, mi apartado preferido siempre será materiales y métodos, seguidos por resultados y discusión y conclusiones.
  5. La introducción. Ese temido apartado que tanto horroriza. Consiste en contestar a la siguiente pregunta: ¿cuál es mi tema y por qué es importante? Sin duda, una pregunta sólo “aparentemente sencilla”. En mi opinión es el capítulo más costoso de escribir, porque para hacerlo has tenido que leer muchos artículos relacionados con tu trabajo. Lo importante es tener en mente que cada vez que caiga algún artículo en tus manos (por acción divina) apuntes si podría ser útil en este apartado. De esa forma, cuando llegue el temido momento, tendrás algunas notas con las que empezar.
  6. Usar archivos de ideas: estos archivos serán paralelos a los de tu tesis, y en ellos tendremos la total libertad para escribir lo que se nos ocurra en ese momento, sin tener la presión de escribir bien o mal como cuando escribes en el archivo principal.
  7. Hacer archivos individuales de cada capítulo
  8. Y por supuesto, ¡hacer varias copias de cada archivo!

Y para finalizar con esta entrada, unas últimas reflexiones, pero no por ello menos importantes:

-Nunca olvides cuáles son las ideas principales

-Conduce al lector desde conceptos generales hasta los conceptos más particulares de esas ideas principales

-Enfoca la atención en lo importante, es decir, no por más escribir va a estar mejor explicado

-Intentar elegir buenas referencias para saber de dónde partimos

-Ser preciso y escribir claro

Y creo que con esto puedo al fin empezar.

 

 

 

Anuncios

Publicado por

Alexaltii

Adoro el mundo perruno (fan nº 1 de mi perro Auro), soy una loca de los libros y PhD en mis tiempos libres. No, espera un momento... Creo que soy PhD y después todo lo demás!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s