¡No todo va a ser estrés!

-Pensamientos de un PhD-

Y con nuestro querido Frank Sinatra y su New York, New York como telón de fondo me dispongo a hacer esta entrada mañanera, porque hoy me he levantado más internacional que nunca.

Que digo yo que todo en esta vida no va a ser estrés ¿verdad? Como os prometí en el post anterior, ahora toca mirar con un poco más de optimismo esto de la vida doctoral. Porque reconozco que nos gusta quejarnos sobremanera y yo la primera. Nunca estamos conforme con lo que tenemos en el momento y puede que por ello lleve una relación amor-odio con mi tesis.  Pero bueno, nadie es perfecto.

Dejando de lado los vaivenes del trabajo a casa y viceversa, me quiero centrar en lo que yo considero uno de los aspectos más positivo en esto de investigar. Si tienes espíritu aventurero y tienes ganas de patearte el mundo, el universo PhD puede ponerte al alcance muchos destinos. En este punto quiero recalcar que todo va a depender mucho del grupo al que hayas ido a parar y de los directores con los que estés trabajando. Pero esto mejor lo dejamos para la semana que viene e imaginemos que se dan las condiciones idóneas para continuar con este halo de positividad.

No os voy a mentir. Todos estos viajes tienen como finalidad la asistencia a un congreso, a un curso de formación o directamente para aprender cosas nuevas relacionadas con tu trabajo haciendo estancias en otros grupos. Pero oye, a mi que me quiten lo bailao porque ¿es o no es en definitiva un viaje?

Congresos: para mi son los que menos se disfrutan (a lo que conocer nuevos sitios se refiere) por el hecho de tener que seguir un calendario bastante estricto y tener que hacer vida social con el resto de congresistas, cosa que es agotadora. Pero se salvan porque siempre te encuentras con actividades sociales que son básicamente visitas culturales y gastronómicas, por lo que te da tiempo a conocer un poco la historia y las tradiciones propias de cada lugar.

Cursos de formación: en este caso vuelves a tener de nuevo un esquema con todas las actividades/clases a las que tendrás que asistir, pero es más liviano que un congreso y tendrás mucho más tiempo para turistear.

Estancias: estas son mis preferidas. Por lo general sueles ir solo (sin la compañía de tu director de tesis) y dependiendo de dónde te toque ir y con qué grupo las estancias pueden llegar a ser muy enriquecedoras. Aquí el tiempo que tengas libre va a depender mucho del trabajo que tengas que desempeñar, de las horas que debas echar y en general de cómo te organices. Pero si la cosa no va mal, siempre te quedan los fines de semana para disfrutar de esa ciudad/país/continente nuevo al que acabas de llegar y sus alrededores (o no tan alrededores).

Seguramente me dejaré algo en el tintero, pero creo que estas son las oportunidades más directas que se te pueden plantear a la hora de hablar de viajes durante la tesis.

Yo no era muy dada a esto de viajar, de conocer mundo y mucho menos sola. El doctorado me ha servido para abrir mi mente, poder viajar a sitios que en ninguna otras circunstancias me lo habría planteado y que cuando terminen piense en que quiero volver o en que quiero ir a nuevos destinos. El año pasado fue caótico, un sin parar y me quejaba de ello. Este año que no he ido a ningún sitio siento un gran vacío.

Soy de las que piensa que viajando, además de conocer otras culturas y formas de vida, te encuentras a ti mismo y te das cuenta de que muchas de las cosas que consideramos importantes en nuestro día a día en realidad carecen de ese valor.

De cada viaje que he hecho he aprendido a conocerme un poco más y poder ser más consciente de quien soy.

Y aquí os dejo el vídeo, porque con música se vive mejor y por si queréis soñar un poco esta mañana de miércoles.

Anuncios

Publicado por

Alexaltii

Adoro el mundo perruno (fan nº 1 de mi perro Auro), soy una loca de los libros y PhD en mis tiempos libres. No, espera un momento... Creo que soy PhD y después todo lo demás!

5 comentarios en “¡No todo va a ser estrés!”

  1. Mucho ánimo con tu tesis que sé bien lo tediosas que pueden llegar a ser, es como un sentimiento agridulce de estar a punto de conseguirlo jaja
    Me gusta mucho cuando dices que viajar siempre enriquece, mucho más si es por placer y puedes empaparte de la cultura por puro vicio, pero si el motivo es trabajo también salimos enriquecidos de haber visto otros lugares y costumbres.

    Le gusta a 1 persona

    1. Muchísimas gracias por tus ánimos! Y gracias por compartir tu experiencia. Si, yo ya estoy en fase escritura y tal y como dije en la entrada tengo una relación amor-odio con ella. Y respecto a los viajes son un gran aliciente y no solo a nivel curricular sino a nivel personal. Para mi cada sitio y en cada situación en la que me he visto envuelta me ha servido para crecer un poquito más como persona. Gracias por pasarte!

      Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s