Reseña: La ciudad de los fantasmas, Victoria Schwab

La ciudad de los fantasmas. 

Victoria Schwab

Puck| 978-84929182493 |253 páginas

 

Desde que Cass estuvo a punto de ahogarse (está bien, sí, se ahogó, pero no le gusta pensar en eso), puede correr el Velo que separa a los vivos de los muertos… y entrar al mundo de los espíritus. De hecho, Jacob, su mejor amigo, es un fantasma.

Así que las cosas ya son bastantes extrañas en su vida, pero se van a volver más extrañas aún.

Cuando los padres de Cass les ofrecen realizar un programa de TV acerca de los lugares más embrujados del mundo, la familia parte hacia Edimburgo, Escocia. Allí hay tumbas, castillos y pasadizos secretos rebosantes de fantasmas. Y cuando Cass conoce a una chica que comparte su <<don>>, se da cuenta de cuánto le queda por aprender del Velo… y de sí misma.

Cass tendrá que aprender rápido: la ciudad de los fantasmas es más peligrosa de lo que había imaginado.

————————————————-MI OPINIÓN———————————————–

A ver, lo que se dice de miedo no es. Una lectura, que para no ser nada parecido a lo que he leído antes, -si dejamos de lado esos libros de mi juventud-,  la he llegado a disfrutar por lo rápido que transcurren los acontecimientos. Y es así, una novela bien escrita, ágil y sin rodeos. Al principio me costó meterme en el mundo de nuestra protagonista. Yo, que no estoy acostumbrada a leer ni ciencia ficción ni fantasía, me vi un poco escéptica ante todo lo que nos estaba contando y ante el mundo que me estaba presentando. Pero al final le cogí gusto, porque a pesar que es una novela llena de acción y fantasía, tiene un gran protagonista que se antepone ante todo: la amistad. Y ahí es cuando me conquistan. Porque, qué necesarios son esos buenos amigos…

Con la protagonista no terminé de empatizar. No tengo una imagen clara de ella ni a nivel físico ni emocional, así que se me ha quedado todo un poco difuso en ese aspecto.

Y otra cosa que tengo que destacar y que por ello lo he disfrutado también, es el lugar donde se desarrolla, Edimburgo. Creo que no se puede escoger un mejor escenario para hablar de muertos y fantasmas. Hace un par de años hice un viaje express y me estuve paseando por la ciudad solo un día y con eso me bastó para enamorarme de sus edificios, sus castillos y sus calles. Así que en definitiva, ha sido una novela cortita, fuera de mis lecturas comunes pero divertida.

Como siempre espero que hayáis tenido un bonito día y nos vemos pronto.

 

Puntuación 3/5

Anuncios

Reseña: Poemólogos, Victoria Ash

Poemólogos. La vida es mitad poesía y mitad comedia

Victoria Ash

Aguilar| 978-8403519473 |137 páginas

 

Poemólogo: arte de mezclar dos géneros tan dispares como la poesía y la comedia a partir de experiencias, propias y ajenas, comunes a media humanidad.

Victoria Ash: autora tan atrevida como temeraria que consigue que le publiquen un libro de estas características.

Lector de poemólogos: persona sensible, divertida, inteligente (no se le escapa una) y valiente (que no <<loca>>, que nos censuran).

Librería: lugar donde los sueños se hacen realidad. Como el de regalarte este libro. Hoy, porque sí, porque tú lo vales y qué poco te lo dices, ¡qué poco!

————————————————-MI OPINIÓN———————————————–

Con lo difícil que me resulta a mí hacer reseñas de libros de poesías y que fácil me va a resultar esta vez. Hoy os traigo una novedad muy novedosa -valga la redundancia-, recién salida del horno y que nos viene a enseñar un nuevo concepto, porque ¿sabes qué es un poemólogo? ¿No? Tranquilos, porque Victoria se encarga de explicárnoslo en su nuevo libro.

Después de conocer a su autora en persona y de escucharla recitar sus propios poemas en la Feria del Libro de Málaga este año, de este libro no puedo decir otra cosa más que me ha llegado al alma. Victoria tiene mucho que contarnos de la vida, de nosotros mismos y de nuestra relación con los demás. Una joyita que seguro que vuelvo a leer porque creo que con una vez no he tenido suficiente.

Y ¿en qué consiste este nuevo género? Victoria nos lo explica con hechos y anécdotas que seguro que a cualquiera de los presentes nos ha pasado alguna vez en la vida. Consigue aunar en este libro la poesía con la comedia, cosa de la que era bastante escéptica, pero que al final lo consigue. ¡Y vaya si lo consigue!

Es un libro fresco, distinto a cualquier otro libro de poesía que haya caído antes en mis manos. Entre poema y poema, de esos intensos que te arañan el alma, nos regala también unos textos llenos de humor, picardía y sarcasmo. En definitiva, una explosión que hace que pasemos de sentir cada palabra hasta convertirlas nuestras, a la risa floja que te entra al recordar eso mismo que también te ha sucedido a ti.

Y no os creáis que ya he terminado con la parte intensita de esta reseña. Este libro se divide en tres grandes partes, cuyos títulos no tienen desperdicio -aunque voy a dejar que lo descubráis por vosotros mismos si al final os animáis- y que quiero mencionar. He de decir que de cada parte me quedo exactamente con el mismo poema que ella decidió compartir con nosotros en la feria. Y es que, además de los sentimientos que me transmiten, cada vez que los leo la escucho a ella recitarlos. Porque una cosa que sí tengo clara es que no todo el mundo sabe leer poesía.

De la primera parte solo os voy a decir que trata de los ex. Sí, sí, de esas personas que aunque salgan de nuestras vidas, no tenemos la suerte de que dejen de existir sobre la faz de la Tierra. Aunque gracias a Dios no me he sentido identificada con esta parte -aún, que nunca se sabe-, la he disfrutado. Contiene versos que te invitan a volver a ti, a encontrarte y de entre todos ellos no podría elegir otro poema que no fuera El tiempo ha muerto.

En la segunda parte aborda esa época, llamémosla, época pintoresca. Vamos, que aquí es cuando nos desmelenamos y nos creemos los más maravillosos del mundo mundial y que alguien diga lo contrario. Aquí nos habla de la libertad, de cómo el amor se vive hoy en día y de lo mucho que nos queda por aprender a amarnos a nosotros mismos. Vuelvo a coincidir con la autora y me quedo con el poema titulado Me quiero libre.

Y en la última parte se centra en el amor. Y en esta parte pensaba yo que me iba a encontrar esos típicos versos de amor pastelosos a más no poder, pero tratándose de Victoria, nada es ni típico ni corriente. Aquí nos enseña a amar de muchas maneras y entre ellos me quedo con el maravilloso poema titulado La belleza.

Creo que con todo esto está más que justificada la calificación y me encanta cuando descubro una autora que sé que me va a seguir dando buenos momentos.

Y ya me pongo con la siguiente lectura, que cuando hay tiempo hay que aprovecharlo.

¡Feliz día a todos y gracias por dedicar un ratito a leerme!

 

Puntuación 5/5