Reflexiones de media noche 3

No sé cómo empezar. Solo sé que me duele.

Me aprieta la ansiedad en el pecho.

Hoy hubiera dado lo que fuera por mantenerme toda la noche entre tus brazos.

El único lugar en el que me siento a salvo, en paz con el mundo y conmigo misma.

El único instante en el que puedo dejar mi cuerpo volar; cero preocupaciones, cero pensamientos.

El único momento en el que vivo mi presente.

Cuantas ganas de no tener que irme a media noche. De poder respirar tú piel mientras duermes. De acompasar nuestras respiraciones.

Porque como tú siempre dices entre sonrisas, encajamos a la perfección.

Anuncios

Hola 2019

Esto podría ser la típica entrada que cuenta y enumera todos esos propósitos de nuevo año, todas las metas que quiero alcanzar y lo optimista que puedo llegar a ver los próximos 365 días.

O por el contrario, podría centrarme en todas las cosas que he conseguido en el año que nos acaba de decir adiós, o de tantas otras que se quedaron escritas en esa nota olvidada colgada en la pared.

Pero no, no quiero escribir ni una cosa ni la otra, aunque el cuerpo me pide tinta. Ha sido un año con una amplia paleta de sentimientos y matices, algunos extraños y otros ya viejos conocidos. Con esto cierro esta puerta para lo bueno y para lo malo, y solo queda girar la llave que abre la siguiente.

Ahora la flor tiene que volver a despertar, respirar y crecer aunque no sea su lugar, o eso piense ella. Sonreír y brillar por y para ella.

-Hola 2019-

 

Reflexiones de media noche 2

Uno intenta hacer las cosas bien.

Aunque no esté de acuerdo con el sistema implantado o con la discriminación.

Aún así, no mira atrás y hace lo que piensa que debe hacer.

Las exigencias a las que se ve sometido no son proporcionales.

Aún así, lo hace por un bien común, un bien para esa persona que no se merece lo que tiene y que aún así, le reprocha estar aprovechándose de ella.

¡Dios bendito, que injusticia! Y por qué se lo dices a él y no a los demás. Por qué tiene que sentirse mal por el simple hecho de pedir un favor por algo que se le ha implantado por obligación. Como si él no tuviera más obligaciones que esa.

Es injusto que se sienta así, que defrauda, cuando se parte el culo por hacer todo lo que está en su mano.

Si él quisiera aprovecharse de ti, estaría haciendo lo que hace el otro.

Reflexiones de media noche

Cuántas cosas se puede saber por un simple gesto, un giro de cabeza o un acto reflejo. Todas acciones incontroladas que toman vida gracias a nuestros temores.

Actos que gritan al cielo esas palabras que callamos en lo más profundo de nuestro ser.

¿Y por qué callar? Esa es la eterna pregunta a la cual yo respondo: no merece la pena la batalla, al final todo cae por su propio peso.